August 9, 2017

‘¿Para dónde nos vamos? Solamente debajo de un puente porque todo esta muy caro’

la-opinion

Inquilinos de complejo habitacional en Culver City denuncian acoso

Maurilia Bravo, de 70 años, dice estar preocupada que la desalojen del complejo habitacional. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Maurilia Bravo, de 70 años, dice estar preocupada que la desalojen del complejo habitacional. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

By Jacqueline García

Caminando a paso lento y con la ayuda de su andadera Maurilia Bravo, de 70 años, se desplaza por el complejo habitacional Mar Vista Gardens en Culver City. Ella ha vivido ahí por 35 años, pero dice que su estancia ha sido amenazada varias veces.

“Este mes que pasó me cobraron doble renta y me cobraron 20 dólares extra porque dicen que había pagado mi renta tarde”, dijo la mexicana.

Bravo, quien vive con su hija y tres nietos, teme por su futuro. Dijo que piensa que sus arrendadores la quieren echar para poder rentar el apartamento de tres recamaras a más alto costo.

“Vivimos apretaditos, pero es para lo que nos alcanza”, dijo Bravo, quien padece reumatismo y tiene un tumor que se agranda en su ingle. “Si nos echan, ¿para dónde nos vamos? Solamente debajo de un puente porque todo esta muy caro”.

William Escalera,  de 70 años, ha tenido la misma experiencia que Bravo.

“Sentimos racismo contra los ancianos porque a nosotros nos llega nuestro cheque del Seguro Social cada tercero del mes y cuando mandamos nuestra renta no es procesada el día que llega y por eso nos cobran los 20 dólares [por renta tardía]”, se quejó Escalera, representante del Comité Asesor de Residentes (RAC) del complejo habitacional.

El contrato de vivienda, sin embargo, dice que las personas tienen hasta el 10 del mes para hacer su pago sin tener el recargo.

Esto no impide, dicen los residentes, que los amenazan con echarlos por el retraso en el pago de alquiler.

Y es que ya se han hecho varios desalojos en el complejo habitacional, incluyendo uno hace poco más de un mes de una señora mayor de 80 años.

“Ella vivía con su hijo y le incrementaron demasiado la renta. Para llegar a un acuerdo [con los arrendadores] ella tuvo que echar a su hijo, pero él es el que la cuidaba porque ella esta discapacitada y no se puede mover”, contó Daisy Vega, residente de Mar Vista Gardens y activista con la organización para vecinos Power.

Agregó que un día, los supervisores se dieron cuenta que el hijo de la señora se quedó a dormir en la casa y la acusaron de mentir sobre el número de personas en la vivienda.

“Ahí le dieron su papel de desalojo y ella hasta sufrió un derrame, se le reventaron las venas de los ojos de tanto estrés”, contó Vega. “La sacaron porque querían su apartamento porque lo que ella pagaba no era mucho. Ahora se fue a vivir con la hermana”.

A pocas puertas de distancia, su vecina Juanita Becerra, de 83 años, dijo que ha vivido en su apartamento por los pasados 54 años.

“Cuando han venido a arreglar el apartamento no me avisan y entran y ya me han robado cosas”, aseveró Becerra. “Y cuando se van dejan la puerta abierta”.

La mujer, quien vive sola, dijo que siente que los administradores del complejo no respetan su privacidad.

Juanita Becerra, de 83 años, es residente de Mar Vista Gardens. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Juanita Becerra, de 83 años, es residente de Mar Vista Gardens. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Denuncian acoso

Las quejas de los vecinos—varios de ellos mayores de edad y con discapacidades—han hecho eco de las palabras de Bravo y Becerra. Dicen que por mucho tiempo han sufrido acoso por parte de los administradores quienes alegan los discriminan por ser de bajos recursos. Ellos apuntan directamente a la supervisora del complejo Wendy Ortiz y su asistente Ashley.

Cuando Mar Vista Gardens fue construido en 1954 era considerado uno de los mejores ejemplos de vivienda pública. Sin embargo, con el tiempo el complejo habitacional fue perdiendo su encanto.

Con 62 edificios de dos pisos cada uno y 601 unidades en total, el complejo cuenta con un gimnasio, un centro comunitario y campos atléticos. Sin embargo, los inquilinos dicen que ellos tienen limitado el uso de estas instalaciones.

“Nuestros hijos no pueden venir y jugar a esta cancha porque la usa el Boys and Girls Club”, dijo Dora Rangel, inquilina y madre de cinco hijos. “Y lo peor es que nuestros hijos están en lista de espera para entrar al club porque los niños que vienen son de afuera”, aseveró señalando la organización que esta dentro del complejo habitacional.

Los inquilinos dijeron que han mandado en repetidas ocasiones cartas a Housing Authority de Los Ángeles (HACLA) – administradores del complejo habitacional – pero no han sido escuchados.

William Escalera junto a otros residentes de Mar Vista Gardens, que se quejan por lo que consideran acoso de parte de los administradores del complejo habitacional. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

William Escalera junto a otros residentes de Mar Vista Gardens, que se quejan por lo que consideran acoso de parte de los administradores del complejo habitacional. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Ellos han enviado varias cartas a su representante local y estatal ,pero hasta el momento no han recibido respuesta, dijo Escalera.

David Graham-Caso, vocero de la oficina del concejal Mike Bonin – en cuyo distrito se ubica el complejo de vivienda – dijo que han enviado representantes a escuchar las quejas de los vecinos.

“Chuy (Jesús Orozco) asiste a reuniones semanales con el Comité Asesor de Residentes [RAC] en Mar Vista Gardens y otros vecinos de la zona, y se ha dirigido a HACLA para expresar el apoyo del concejal a soluciones creativas, como planes de pago para rentas atrasadas o facturas de servicios públicos que ayudarían a evitar que la gente pierda su vivienda”, explicó Graham-Caso.

HACLA responde

Por su parte, HACLA dijo que no puede comentar en casos específicos de inquilinos debido a leyes de privacidad. Sin embargo, aseguran que su personal ha asistido a varias reuniones para responder a preguntas y ponerse a disposición de los inquilinos de Mar Vista Gardens.

José Gómez, residente de Mar Vista Gardens, es uno de varios inquilinos que se quejan de cobros extras por pagar su renta tardía, cosa que ellos niegan (Aurelia Ventura/ La Opinion)

José Gómez, residente de Mar Vista Gardens, es uno de varios inquilinos que se quejan de cobros extras por pagar su renta tardía, cosa que ellos niegan (Aurelia Ventura/ La Opinion)

“HACLA mantiene una línea abierta de comunicación con los residentes y el RAC a través de varios métodos incluyendo el alentar a los residentes a asistir a las reuniones del RAC, reuniones trimestrales, reuniones del plan de la agencia y reuniones del presupuesto”, dijo la portavoz de HACLA, Annie Kim, aseverando que estas reuniones tienen muy baja participación.

En cuanto a la acusación de los cobros extra de renta, Kim confirmó que si alguien paga la renta después del 10 del mes se le cobra un recargo.

“La agencia tiene en cuenta los fines de semana, las vacaciones y los posibles problemas de envío”, explicó.

La renta se basa en los ingresos de las familias, añadió. “El cálculo es el 30% del ingreso de la familia, menos un subsidio de servicios públicos establecido de acuerdo con las regulaciones federales para el apartamento”, dijo Kim.